CinEncanto
Películas recientes
Archivo en Español
Archivo en Inglés

Da miedo encontrar una película de niños, para adultos porque nos recuerda las cosas que siempre olvidamos. De manera recurrente defiendo el espíritu infantil que los adultos debemos tener, la vida y sus inherentes problemas nos orillan de manera casi inevitable al ocio y el conformismo, a ocupar el tiempo libre en cosas sin importancia, a descansar cuando no tenemos por qué hacerlo y más dramático aún, a dejar de soñar. Finding Neverland es un viaje por la imaginación, virtud humana en grave peligro de extinción, que aborda el extraño fenómeno de la creación artística. Basado en una historia real, el dramaturgo Sir James Matthew Berrie (Johnny Depp) estaba en un período de aridez creativa cuando conoció a Sylvia Llewelyn-Davies (Kate Winslet) y a sus 4 hijos, esto dio un giro a su manera de percibir una realidad donde reina la fantasía y de manera casi desapercibida, la transmitió a los pequeños, recompuso el guión de su vida y por supuesto el de la familia Llewelyn-Davies.

Mi primer impulso al comenzar la película, era iniciar este comentario atacando la moda impuesta por George Lucas y su famosa precuela, tan en boga en nuestros tiempos de la Guerra de las Galaxias (cuidado, ya viene Batman, el inicio), pero me enfrenté con algo diferente, una biografía no del todo precisa del creador de Peter Pan. Con un elenco extraordinario, son los niños los que se llevan las palmas, especialmente Peter (Freddie Highmore) en quien recae el peso de la trama y la esperanza de una vida creativa y productiva. Sin importar demasiado la veracidad de hechos y personajes, la película nos muestra realidades interesantes de observar; La necesidad de búsqueda fuera de una relación que lejos de contribuir a la productividad (en todos los sentidos), quebranta la imaginación del dramaturgo que, de manera accidental, encontró su mundo en el parque al conocer a los pequeños Llewelyn-Davies y en una suerte como de mago, les enseñó a ver el mundo de manera totalmente diferente, lo que alimentó su necesidad por tejer esa realidad paralela que sólo los pequeños pueden ver, para luego mostrarla en un escenario.

La fotografía es sorprendentemente buena, la edición precisa y la dirección de Marc Forster (Monsters´s Ball, 2001) es extraordinaria. Hay algo cautivante en la soledad a veces torturada de un personaje y Forster explota este hecho para hacer nacer nuevas esperanzas a partir de hechos cotidianos, de aquí que las visitas al parque se hayan convertido, en una doctrina en vida de los personajes y de aquí, el desarrollo intelectual que los hizo ser mejores y les dio al oportunidad de ser.

Cuatro niños y una madre viuda y enferma; un hombre encerrado en la incomprensión y todo un mundo por descubrir y conquistar ¿con qué? Con tan sólo su imaginación. No es tan importante ver a James Barrie o a Peter como el “Peter Pan” de la película, sino la apertura de los personajes al mundo maravilloso de la imaginación. Qué imagen tan encantadora resulta ver la muerte como el caminar hacia el Mundo del Nunca Jamás.



José Martín Sulaimán

Manda tus comentarios por correo o visita nuestro Foro de Mensajes

 

Descubriendo el País de Nunca Jamás
(Finding Neverland)


Imagen 2004 Film Colony

Film Colony, 2004
106 minutos

Dirigida por Marc Forster
Escrita por Allan Knee y David Magee
Editada por Matt Chesse

Elenco:
Johnny Depp .... Sir James M. Barrie
Kate Winslet .... Sylvia Llewelyn Davies
Julie Christie .... Emma du Maurier
Radha Mitchell .... Mary Ansell Barrie
Dustin Hoffman .... Charles Frohman
Freddie Highmore .... Peter Llewelyn Davies
Joe Prospero .... Jack Llewelyn Davies
Nick Roud .... George Llewelyn Davies
Luke Spill .... Michael Llewelyn Davies

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

.